Siempre estaré agradecido al Industrial, que se acordó de mi cuando ya estaba en mi casa

José Manuel Domínguez Vilches, es el portero del U.D. Gijón Industrial. Llego al barrio gijonés de La Calzada en la temporada 2014/2015, procediendo del Mosconia. Con una vida profesional muy extensa desde sus inicios en Alevín en La Braña. Perteneciendo a la plantilla del Real Avilés, estuvo los primeros dos años cedido en el Navarro y Caudal, respectivamente y los cuatro siguientes en la primera plantilla del Avilés. También formó parte del Zamora en su etapa en Segunda División B durante dos años. En Segunda B formó parte de la plantilla del Mérida, Logroñés y Lanzarote. En Tercera División jugó en Los Barrios, Luarca, Tuilla y Mosconia. En Tercera y Segunda B, Vilches formó parte de la plantilla del Villanovense. Durante nueve meses se alejó del terreno de juego, volviendo a jugar con el Gijón Industrial.



  • Radio Sporting: ¿Por qué elegiste ser portero? ¿Probaste en otras posiciones?
  • Vilches: Bueno fui portero un poco por casualidad, de pequeñín en el colegio cuando estaban haciendo las pruebas para jugar dijeron portero, pero yo entendí delantero, levante la mano y a partir de ahí empezó todo, siempre me medio convencieron, diciéndome juegas un poco de portero y otro de delantero, al principio alterne siempre portería con campo, pero era por tenerme un poco contento, siempre me mandaban a la portería.
  • RS: ¿Con qué edad comenzaste a jugar?
  • V: Empecé con siete años en el C.P Asturias, yo nací en Madrid y cuando vinimos de Madrid a Asturias en el colegio de aquí empezaron las actividades extra-escolares que había en ese momento, hicimos las pruebas los niños que queríamos empezar y allí fue donde empecé yo a jugar
  • RS: ¿Cuál fue tú primer equipo con el que competiste?¿ Jugaste sólo de portero?
  • V: En el C.P Asturias, hicimos un equipo muy majete de niños de allí del barrio y bueno dábamos guerra. Coincidió alguna vez que alguno estaba lesionado, enfermo o eso y entonces jugaba de jugador, jugué una semifinal de un campeonato de jugador pero el 99% de los partidos era portero.
  • RS: ¿Te acuerdas cómo fue el comprar y poner tus primeros guantes?
  • V: Hombre comprar no, me imagino que irían mis padres a comprarlos, pero si me acuerdo de la marca que eran los Mikasa de lana, que tenían la marca escrita en el dorso de la mano y eran todos llenos de puntitos, los había verdes, amarillos. Cuando eras pequeño en la portería te aburrías mucho, porque cuando eras de los mayores casi nunca te atacaban y entonces acabábamos todos los porteros con las gomas comidas de arrancárnoslas porque nos aburríamos. Mis primeros guantes fueron los Mikasa de lana, luego me acuerdo también de los primeros de campo, que eran unos Media Luna que de aquella eran la ostia, eran los Reus y los Media Luna, me los compraron y andaba yo en una nube y eso que eran unos guantes horrorosos, eran malísimos, pero claro eran unos Media Luna y andaba yo con aquellos guantes hasta por casa con ellos puestos, de locos. (risas)
  • RS: ¿Cómo portero consideras que las derrotas pueden afectar más que al resto del equipo?
  • V: No, yo creo que las derrotas afectan a todos, da igual el puesto que sea. Si es cierto que el como se produce esa derrota si que puede afectar más y entiendo que hay dos puestos determinantes. En el fútbol al final suele ganar el que domina las dos áreas y las dos áreas son la tuya en defensa y la del contrario en ataque, entonces hay puestos que son un poco más determinantes, el que mete gol y el que lo evita. Igual que a nosotros los porteros, en un momento determinado el equipo no gana o pierde puntos que podía ganar por una acción tuya desafortunada, entiendo también que el delantero se puede sentir igual que nosotros en ese sentido, que a la hora de fallar un gol, que parece fácil, que el equipo no `pueda sumar o que no pueda ayudar a que e equipo gane, si que en un momento determinado te pueden afectar porque te sientes quizás, un poco más responsable o culpable de esa derrota. Yo creo que al final con los años aprendes a que unas veces vas a dar y otras vas a quitar y que debes intentar quitar las menos posibles y que las veces que vayas a aportar que sean las que al final en la balance pesen más para que tu labor sea positiva para el equipo.
  • RS: Mentalmente, ¿Cómo debe estar preparado un portero ante la derrota?
  • V: Yo creo que el tema del portero.. siempre se dice que estamos locos, ¿no? pero yo creo que más que locos es que somos distintos, somos diferentes, somos especiales. El portero tiene que tener una capacidad de decisión, como casi todos, pero tenemos que tomar decisiones en muy poco tiempo y que pueden ser determinantes para el encuentro que decidas bien o mal. Mentalmente no sabría decirte, yo creo que el portero tiene que darse cuenta que el error es parte del juego y más que para los aciertos, que a todos nos gustan, tiene que aceptar el fallo como algo cotidiano, el error es normal, intentar aprender de el. La experiencia como todo es un grado y siempre hay que quemar las etapas, desde pequeñito te dicen ¿ cómo quedaste? y por ejemplo dices ganamos  5-0, y te dicen ah muy bien que, pasa que ¿no tenían portero?, pues al final tienes que asumir que tu eres distinto, que tienes muchas más miradas que el resto y que tus acciones se ven mucho más. Eres diferente, vistes de otra forma, eres el único que puede tocarla con la mano… al final para lo bueno y para lo malo pues si que tienes que tener en cuenta que lo que venga de fuera no te tiene que perjudicar y que tienes que estar a lo tuyo.
  • RS: ¿Qué se siente cuando pitan un penalti en contra? ¿Y si lo paras?
  • V: A niveles más altos ya sabes quien lo va a tirar, como lo va a tirar, ya han estudiado el lanzamiento y probablemente les digan a que lado se tienen que tirar, al final lo decides tu, pero yo creo que a ese nivel es distinto, de echo hay un programa en informe Robinson del Mundial de un señor que es del País Vasco que se dedicó a estudiar todos los lanzadores de penaltis, como lo tiran, quien lo tira, si es con presión, sin ella, marcador en contra, marcador a favor, entonces al final a este nivel la presión no la tienes. El acierto tiene que ser del delantero, hay pocos penaltis que tu paras, la mayoría de los penaltis parados o los tira mal el que lanza o si lo tira bien en un porcentaje muy alto es gol. En realidad es más fácil meterlos que pararlos, tu piensa en probabilidades, divide la portería en cuatro, hay cuatro zonas a las que puedes tirar, cuatro mitades, yo voy a cubrir una. En un penalti en la portería yo cubro un 25%  y el 75% restante es por donde puede ir el balón, por lo que en porcentaje es difícil que yo pueda acertar. Hay estudios que te dicen que depende de como se posicione la mano, el pie, y más historias, pero al final el mejor estudio es en el que te dicen, el tío este ha tirado 100 penaltis y con el marcador en contra y en un momento de tensión el busca su lado de seguridad y es abajo a la izquierda, a niveles altos del fútbol eso si te lo pueden decir, pero nosotros no, al no ser que veas un vídeo, que preguntes a un compañero, no tienes forma. Pero bueno presión ninguna, si lo paro de puta madre porque lo normal es que lo metan, entonces bueno liberarte de tensión, intentar jugar con el que va a tirar e intentar trasladarle esa presión al delantero, porque tu en realidad tienes mucho que ganar y poco que perder.
  • RS: ¿Cuál crees que es la mayor satisfacción de un portero?
  • V: Yo creo que ya no es la de un portero, yo creo que es la de todo aquel que empieza desde pequeñito con esto y cumple algún sueño, ¿no?. Está claro que todos soñamos con parar un penalti en el último minuto, o meter un gol… pero yo pienso, hablando de mi, que cuando empiezas en esto y tu dices yo quiero jugar al fútbol y yo quiero ser profesional, y llegas a donde llegas. El fútbol al final por unas circunstancias o otras te pone donde te pone, pero si puedo decir que me sentí profesional, sentí que todos los esfuerzos que yo he echo y todo lo que yo he dejado de hacer, todo lo que he sacrificado por este sueño en momentos puntuales si he recibido a cambio. El fútbol te quita mucho más de lo que te da, ahora cuando te da, es algo muy grande. Me quedo con sensaciones mías dentro de un campo, Play Off de ascenso a Segunda División, Copas del Rey, bueno si le da sentido a muchas cosas que por edad no hacía todo lo que debería, pero por que tenía algo en la cabeza que era que quería ser futbolista, no he jugado en la élite pero si me he sentido futbolista, para mí quizás esa ha sido la mayor satisfacción, el poder decir que no ha sido en balde todo.
  • RS: ¿Entrenas alguna categoría inferior?
  • V: Sí, desde hace un par de semanas estoy con los benjamines y pre-benjamines del Gijón Indusrial a los porteros, solo entreno a los porteros porque laboralmente no tengo tiempo material. Intento que disfruten siendo porteros, que les guste la portería, porque antiguamente tu llegabas allí, te ponían en la portería cuando te tiraban, te tiraban y si no estabas allí apartado, entonces yo creo que si desde pequeños les trabajas ciertas cosas, van a disfrutar.
  • RS: Dentro del vestuario, eres uno de los que intenta tirar del equipo, así me lo ha dicho alguno de tus compañeros, ¿Qué te hace ser tú uno de ellos y como lo enfocas?
  • V: Bueno yo pienso que al final, el fútbol como la vida, tu con 10 años no eres igual que la persona que eres ahora, entonces yo con mi edad y mi experiencia, pues me hace haber vivido más situaciones, la experiencia no deja de ser vivencias que ya has vivido anteriormente, es decir, cosas que te han pasado que tu ya has vivido y que ya sabes como solventarlas o como solucionarlas. Ya tengo unos cuantos años en esto (risas) y veo situaciones que están bien, mal, muy bien, regular y trato de aportar esa veteranía, enseñar el camino muchas veces de lo que yo considero que debe ser, acertadamente o no, pero desde la mayor humildad intento ayudar a todo el mundo. Yo lo agradecía cuando tenía esas edades. Yo intento ayudar siempre, pero se como soy, soy un jabalí de morro corto (risas) y soy visceral, vehemente, tengo una manera de entender el fútbol, lógicamente no todo el mundo lo vive como yo, pero yo soy de los que en un momento determinado puedo decirlo más alto y a los diez minutos estoy dando la vida por ese compañero o lo que haga falta. Ya te digo creo que somos nosotros los que por las experiencias que hemos vivido en un momento determinado los que debemos cuando está todo bien bajar el pistón a la gente y cuando todo está mal subirlo e intentar ayudar de la mejor manera que sé, todas las veces que pueda.
  • RS: ¿Cuál ha sido tú mejor partido de fútbol en el Industrial?
  • V: Te puedo decir que no hay un partido malo, porque yo había dejado el fútbol, lo deje por circunstancias y en casa echas de menos muchas cosas y entre ellas el día a día con los compañeros, los entrenamientos, las bromas, suena a tópico, pero es verdad, el olor a vestuario, al balón… echas de menos muchas cosas y yo realmente pensé que se habían acabado, que no volvían y mira… volví con el Indus, viví un ascenso, volví a vivir un descenso, con lo bueno y con lo malo, con toda la carga emocional que tiene todo eso, por circunstancias mi hijo hizo el saque de honor cuando inauguraron el campo sintético, como miembro de los mas chiquitines. Son cosas que yo no pensaba que volvería a vivir y volvieron, entonces yo siempre estaré agradecido al Industrial, que se acordó de mi cuando yo ya estaba en mi casa. Yo ahora estoy de regalo ya, todo lo que venga, tanto bueno como malo ya lo vives de otra manera. Son todos los partidos estupendos, porque no volvían y están aquí.
  • RS: Si tuvieras que definir a tu vestuario, ¿Cómo lo harías?
  • VD:  Como un grupo de hijos de puta a los que quiero mucho, porque al final todos somos de nuestro padre y de nuestra madre pero lo que si te puedo decir es que en este vestuario lo que le pasa a uno nos duele a todos, lo bueno nos alegra a todos… somos una familia, yo creo que al final es lo que da y quita puntos, por circunstancias el equipo deportivamente no está haciendo las cosas bien o como queremos, pero el vestuario es un vestuario sano, con gente que le gusta jugar a fútbol. La gente viene porque quiere jugar en el Indus, porque quiere jugar con nosotros, yo creo que eso es una definición que demuestra que el club está haciendo bien las cosas, que se está creando un ambiente propicio para que le vestuario sea un vestuario sano.
  • RS: ¿Qué te hace seguir a día de hoy en el fútbol?
  • V: Mi hijo, que para el soy un ejemplo importante, porque papá juega a fútbol y tiene un referente, porque al final no hay mejor contagio que el ejemplo, ¿no?. Creo que si mi hijo me ve hacer deporte el lo va a seguir haciendo, que le guste jugar a fútbol, que le guste hacer deporte y porque la competición me mata, osea, yo todavía me enfado si pierdo, voy para casa cabreado, en el momento que yo pierda eso, ya no pintaré nada.
  • RS: ¿Qué crees que le falta a la Tercera División?
  • V: Le falta apoyo, le falta que la gente se involucre, que haya más difusión, es complicado porque la vida está como está, pero si que la Tercera División que yo viví hace muchos años es muy distinta a lo que es ahora y es por eso, porque la gente se ha desligado un poco más, hace daño el tema de la televisión, antes si quería fútbol ibas a ver al equipo del barrio, de tu ciudad o del pueblo y luego ya lo que te ponían en la tele, ahora tienes demasiado donde elegir, con tiempo malo antes los campos se llenaban y ahora no.
  • RS: ¿Cómo se lleva el entrenar, trabajar, tener una familia, una vida?
  • V: Hay que compaginarla y lógicamente una parte fundamental es la familia, yo me voy muy temprano y llego muy tarde y mucha carga la asume mi pareja, entonces está claro que ella, mis padres, mi familia cuando hay que hacer cualquier cosita pues me ayudan, cada uno intenta aportar su granito de arena, pero cuesta.
  • RS: ¿Qué significa para ti el fútbol? ¿ Te gustaría que tu hija jugara al fútbol como tu hijo?
  • V: Para mi el fútbol, pues imagínate, son 32 años de mi vida. No entiendo mi vida sin fútbol, tengo claro que intentaré seguir ligado al fútbol de una manera u otra, no se como ni donde, ni de que manera, pero si que está claro que el fútbol seguirá en mi vida.  Yo al igual que a mi hijo no le force a nada con mi hija será igual, que haga lo que quiera, hombre yo como futbolista que soy me encantaría que ellos pudieran disfrutar lo que yo he disfrutado, pero lógicamente sus gustos son suyos, pero está claro que si mi hija quiere jugar la apoyare, como si mi hijo quiere bailar, si mi hijo quiere hacer ballet porque se exprese y le guste, pues hará ballet y si mi hija quiere jugar al fútbol porque le encanta jugar al fútbol pues va a jugar cuando pueda, como pueda o me la llevaré yo a jugar con ella, eso está claro.




Muchas gracias Vilches por dedicarme tu tiempo y participar en este proyecto, se que tienes el tiempo muy limitado y esto ha sido un esfuerzo, así que muchísimas gracias.

Deja un comentario

Top
A %d blogueros les gusta esto: