Nunca seremos de segunda

Ayer tuve un déjà vu, en castellano, una sensación de estar viendo algo que ya había ocurrido. Uno de esos momentos que crees haberlos vivido y que tiene su semejanza al partido de ayer. No me preguntéis por qué, pero tuve el recuerdo de aquel fatídico partido ante el Villareal de 2012, que nos condenaba a segunda división sin depender de nosotros mismos, un desahucio en toda regla, a la espera de un milagro que nunca se produjo.
Estamos más lejos, con más puntos, más cosas por pasar que en aquella ocasión. Tenemos nuevo míster, como aquella vez, jugadores validos y no tanto, como aquella vez y muy mala suerte, como aquella vez.

Y es que a pesar de todo y de todos lo fácil es siempre acordarse de la directiva cuando vienen mal dadas, las mismas que el 7 de Junio de 2015 o el 15 de mayo pasado, justo ahora tras la derrota de ayer no cabe señalar al palco, no es serio, ya sabemos quienes son y lo que son, pero ni meten goles ni juegan al fútbol. Eso si, un simple detalle, despertarse hoy con el recordatorio del paso por caja ante el Real Madrid…¿no deberíamos hacer un ejercicio de conciencia y buscar al menos potenciar ese partido en vez de lastrarlo Javier?, usted sabrá, pero si toca remar más que nunca, aunque se muera en la orilla, deje de pensar en los dineros, por una vez hombre, que no es para tanto.

La situación es dramática, solo me salen las cuentas una de cada 4 veces que las hago, en tres de ellas caemos al pozo, y solo una nos salva. No me importa, hay 24 puntos y partidos de todos los colores, rivales con mucho, poco o nada en juego. No me vi descendido en Noviembre, ni en Febrero y sigo sin verme en Abril. Dejemos que se baje el telón y que las sumas con los dedos dejen de tener efecto, es lo único que no nos pueden arrebatar, todo lo demás, ilusión, proyecto, futuro,…quedará en el recuerdo de lo que pudo ser y no fue.

No obstante, a pesar de creer en que se puede lograr la permanencia, me gustaría dejar clara una cosa. Ser de segunda es mucho más que pertenecer a una u otra categoría, son de segunda los que se rinden, los que abandonan, los que no volverán al campo, los que se irán por un puñado de euros, los que dirán aquello de “ya lo dije yo”. De segunda son los conformistas de ver al Madrid y al Barça una vez al año, los de viajar solo por aparentar, de segunda es quien no reconoce sus errores, quien a pesar de verse señalado no lo admite, de segunda es quien hace oídos sordos a las críticas, es de segunda quien maniobra a las espaldas, quien vende humo, son de segunda todos y cada uno de los que tapan las miserias de esta institución. De segunda son los que a pesar de la situación deportiva del equipo, anteponen su ganancia a lo que debería de ser una oportunidad, una más, de demostrar que no están aquí para llevar un pin en la solapa, sino que deberían llevarlo tatuado en el corazón. Pero no, no somos un navío, ni un acorazado, somos una regata de piraguas, un descenso como cualquier otro, y si no lo remedian, serán ya tres.

No le deis más vueltas, ¿se puede?, claro que se puede y muchos de vosotros haréis que sea posible, pero saber una cosa, estáis solos, estamos solos, porque las reuniones y las cábalas han comenzado a hablar del futuro y no en esta categoría, más vale estar prevenidos y atar lo que se pueda ahora, antes del hundimiento, atar lo que se pueda ir y “empaquetar” al que pueden venir a buscar.

Lo siento amigos, soy de Gijón y bastante “grandón”, con lo que va a ser difícil moverme de aquí. No se como, pero no vamos a bajar, y si toca, estaré ahí como si fuera en primera, porque no entiendo de categorías pero si de fidelidad.

@lorensinmas

 

One thought on “Nunca seremos de segunda

Deja un comentario

Top
A %d blogueros les gusta esto: