Ganar, ganar y volver a ganar

Este viernes a las 21:00h se abrirá una nueva jornada de fútbol en Segunda División con un duelo directo entre el Real Sporting de Gijón y el Club Deportivo Tenerife, teniendo El Molinón Enrique Castro “Quini” como escenario de dicha batalla. Un Sporting obligado a vencer se medirá a un Tenerife que llegará con un nuevo entrenador y con las ganas de conseguir puntuar lejos de su estadio para intentar revertir su mala dinámica.

 




Un partido para no perder. El empate en el derbi asturiano deja a un Sporting obligado a vencer, e intentar convencer, en uno de dos duelos directos de la temporada que puede deparar un buen futuro si se consiguen los tres puntos de manera contundente y sin pasar demasiados apuros. Dos victorias, un empate y dos derrotas en los últimos cinco encuentros son el reflejo de la pésima situación en la que se encuentra un conjunto asturiano que es el que mejor se reforzó en el mercado veraniego, algo que no se está reflejando en los terrenos de juego. En frente contarán con un Tenerife que llega sin entrenador aún, tras la reciente destitución de Lópes Garai, y con un bagaje de cuatro empates y una derrota en los últimos cinco encuentros reflejan la extrema necesidad de sacar tres puntos de tierras asturianas, ya que actualmente se encuentran 18º con los mismos puntos (15) que el Málaga, equipo que abre los puestos de descenso a Segunda División B.

Manu García, la esperanza sportinguista

Es innegable que existe “Manudependencia” en el Sporting de Gijón, pues el jugador proveniente del Manchester City es el que más se esfuerza en el terreno de juego para que los balones acaban en acciones de gol. Su entrada en el once, o simplemente en el banquillo, es una de las principales preocupaciones de la afición rojiblanca ya que podría aportar ese dinamismo que consiguió en los encuentros disputados con la selección Sub-21 esta pasada semana. Con él sobre el verde, se puede garantizar un control de balón único, unos pases muy atrevidos y una personalidad impropia de un jugador tan joven.

José Alberto, un hombre cuestionado

Sí es cierto que fue la propia afición la que pidió al bueno de José Alberto días previos a la inminente salida de Rubén Baraja de los banquillos del club gijonés. Una media primera temporada sirvió para ver los destellos de un entrenador debutante que llegaba tras hacer unas excelentes campañas en el Sporting B, con esa increíble promoción de ascenso a Segunda División. Por aquel entonces era mayoría absoluta los que apoyaban al entrenador asturiano y que veían con buenos ojos que, pasara lo que pasara al final de la pasada temporada, fuese él quien empezase con una plantilla hecha a su medida y en la que se pudiese sentir cómodo para tomar las decisiones oportunas.
Casi a finales de noviembre, se puede apreciar la poca paciencia de la afición debido a la inestabilidad y mal inicio de temporada de un equipo que ilusionaba en los días previos al inicio de la temporada. Las cosas cambiaron y ahora son casi mayoría absoluta aquellos que ya piden el cese de José Alberto para evitar que el club se sumerja en unos hipotéticos puestos de descenso de los que se sabe cuándo entras, pero no cuándo sales. Por el momento desde el club nadie se ha pronunciado con ningún toque hacia el míster y, de momento, le siguen respaldando y dando las oportunidades necesarias para poder revertir una situación que se antoja complicada y que puede tener un horrible desenlace.




Un Tenerife con el agua al cuello

La situación del conjunto chicharrero preocupa, y mucho, a una afición que no esperaba tener que sufrir a éstas alturas de la película. El segundo peor equipo como local (7 puntos) y el décimo mejor equipo como visitante (8 puntos) demuestran una inestabilidad que ya tuvo consecuencias con la destitución de Aritz Lópes Garai como técnico del conjunto de las Islas Canarias. Sin nadie a los mandos de una plantilla a la deriva, se antoja complicado revertir la situación a domicilio y ante un rival muy directo como es el conjunto de la ciudad de Gijón. Un barco sin rumbo que aún no tiene ningún valiente que se atreva a revertir a un club que empieza a entrar en horas bajas y donde el agua ya les está llegando al cuello.


Nuestra puntuación
Haz click y danos tu voto!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *