Diez razones para confiar en este Sporting

Con dos jornadas disputadas es pronto para hacer una valoración más profunda, no obstante se empieza a atisbar alguna mejoría en un equipo hecho para competir por objetivos ambiciosos.




El nuevo Sporting 2018/19 comenzó la liga con dudas en Alcorcón, pese a ello rescató un punto en los minutos finales, sumados a los tres conseguidos ante el Nastic, los de Baraja sacan un bagaje de cuatro puntos de seis disponibles. Muy temprano para sacar demasiadas conclusiones, tanto futbolísticas como de ajustes tácticos que a fecha de hoy todavía se pueden cometer errores propios de estas alturas de temporada. Ningún equipo está al 100% ni física, ni mentalmente, tan sólo dos equipos han hecho pleno en estas primeras jornadas. Dejando a un lado sentimientos, asturianizaciones, cantera y recordando que esto es fútbol profesional y poco o nada tiene de cabida algo que día a día muere en nuestra liga, me propongo a hacer un  balance de porque este equipo puede aspirar a la cota más alta de la temporada, con permiso de quien no se sienta identificado con él. Diez razones que contrasten con lo puramente sentimental y que sólo recogen aspectos deportivos.

  • Continuidad del entrenador: A la llegada de Baraja el Sporting era un equipo plano y previsible, poco pudo hacer para darle a una plantilla insulsa un carácter más ganador y cierto orden defensivo por el cual el Sporting comenzó a encajar pocos goles, tiene pinta de seguir así.
  • Esquema versátil: La pizarra se ha modificado y el centro del campo pasa de un doble pivote a tres centrocampistas, más actividad, mejor colocación, un eje defensivo y dos jugadores con proyección ofensiva.
  • Laterales: Las opciones de los laterales, Geraldes/Molinero y Canella/Noblejas, con la referencia del partido ante el Nastic se proyectan con mayor asiduidad al ataque, unos más que otros claro está. El portugués termina el partido en campo contrario con 2-0.
  • Centrales: Hasta conocer cual será la pareja definitiva, Babin parece que va a ser el “jefe” de la zaga, ocupando más parte de área y coordinando los achiques. El de Martinica tiene el puesto de primer central asegurado.
  • Salida de balón: Cofie parece ser el “tercer” central para salir desde atrás, evitando pelotazos y sin arriesgar en demasía, algo últimamente.
  • Bandas: Mucho más extremos que interiores para abrir mejor el campo y dar soluciones en largo a la sal de máquinas, rapidez y profundidad, a la espera de quienes serán sus dueños definitivos.
  • Delantera: Mi apreciación es que se jugará de dos formas diferentes. Un delantero que busque espacios y que no juegue de espaldas y otra de más fuerza para poder aguantar el balón y dar provecho a las bandas.
  • Más gente en ataque: Reitero que sólo van dos jornadas, pero el Sporting presiona más arriba de lo que estábamos acostumbrados y fruto de la misma consigue llegar con más jugadores al área contraria, todo hace pensar que los repliegues pueden ser más lentos siempre que no se finalicen las jugadas. No obstante la idea es acumular mayor número de jugadores en campo rival.
  • Competitividad: Plantilla más amplia, no sólo por número sino por opciones. La competencia por los puestos ha aumentado un 200%, jugadores como Santana que parecían condenados a papeles secundarios han dado un paso al frente. Si el entrenador tiene complicado hacer alineaciones es una  buena noticia para el conjunto. Los entrenamientos dictarán sentencia y en cada puesto estará el mejor, venga de donde venga y sea quien sea.
  • Refuerzos: A falta de poder contar con toda disponibilidad de las incorporaciones, los que ya juegan vienen pisando fuerte y salvo excepciones su tiempo de adaptación ha sido rápido y bueno. En esta parte no me fijo sólo en lo deportivo, sino en el vestuario, la ciudad y el ambiente. Una grata noticia que jugadores que en unos meses puedan creer que su futuro está lejos de Gijón, a día de hoy estén comprometidos y se empiecen a ver resultados en tan corto plazo.





En resumen y sin poder echar las campanas al vuelo, con máximo respeto a los dos primeros rivales, la vara de medir se pondrá a trabajar en las próximas semanas, en las que el Sporting tendrá diferentes piedras de toque con rivales con los que compartirá objetivos hasta final de temporada. Sea como sea y quede esto en una mera anécdota y anticipándome a que soy propenso a equivocarme, creo que este equipo va a competir si el entrenador quiere. Todo puede mejorarse y espero y deseo que muy pronto empecemos a jugar bien al fútbol, ya que nos garantizaría ganar más puntos y compensar de alguna manera la falta de “valores”. Que nos vaya bien.

Loren Castro

 

Deja un comentario

Top
A %d blogueros les gusta esto: