Tiempos difíciles en el Sporting pero, ¿cuándo fueron buenos?. La pretemporada sin movimientos en la plantilla, con mucha juventud cargada de ilusión y un reto por delante, crear un proyecto, uno más.



Se acabó la pretemporada, el periodo de prueba, de evaluación de una plantilla joven, con recursos pero con enormes carencias a la hora de igualarse a los equipos de la parte alta de la tabla. Proyectos de boquilla aparte, el Sporting 2020/21 sin novedades en fichajes, plantea el recurso de Mareo y su cantera, jóvenes con hambre y desparpajo que pelean por ser importantes en el equipo de sus vidas, ¿será suficiente?.
David Gallego hombre sensato y de carácter sabe lo que tiene entre manos, está acostumbrado a trabajar con una línea de jugadores que tienen la mente abierta a aprender, a adaptarse a las necesidades del equipo sin un rol predefinido, juventud amoldable a una idea común, competir y saber estar en un equipo, una entidad, una ciudad exigente por fuera y resignada por dentro. Las últimas temporadas desde el descenso, a cual más decepcionante demuestran dos cosas: 1) En el fútbol de hoy vale más la base bien cimentada que los ejercicios de falsa humildad y ambición desbocada, la pretensión a la que la historia te compromete choca frontalmente con tener una identidad propia, un estilo reconocible y un objetivo, para crear hay que creer, y 2) Los crecimientos sin retorno son más bien lo contrario, retornar a la realidad para crecer, nunca al revés, partiendo de una de las peores clasificaciones de la historia nadie puede hablar de crecimiento y sí del fin de una urgencia, ascender.



La temporada que pronto empieza ha de ser digna en competición, dinámica en conceptos, atrevida en la propuesta y asumiendo el riesgo de la fragilidad mental que los jugadores, por juventud pueden padecer. El Sporting que nace el Sábado tiene que ser identificable, valiente, vertical, ambicioso y sin la ansiedad del éxito, un estilo depurado, trabajado y que supla las carencias con intensidad, la derrota con motivación y la victoria como línea para mejorar. Otra vez Mareo como recurso y no como opción, talento, ganas, ilusión…si Gallego puede conseguir que el engranaje sea perfecto y la metamorfosis de niños a hombres se haga sin el peso de la responsabilidad histórica de llevar la camiseta rojiblanca, tendrá a sus órdenes un equipo que con los complementos necesarios, sea el futuro del Sporting y el santo y seña de la afición.
El reto está servido para las 42 jornadas, la reconciliación definitiva, con el equipo, el enésimo proyecto que se basa en la fe de cada uno, si Gallego crea, yo creo.

Loren Castro

Llaveros personalizados

AHORA SPORTING! 647

Ir a descargar

ÚNETE A NUESTRO GRUPO DE TELEGRAM

 

¿Te vienes?








Loren Castro

Por Loren Castro

Director de todo esto que veis aquí y alguna cosa más que no veis. La radio me da la vida.

Deja un comentario

Hola!