Estás aquí
Inicio > Columna de opinión > [:es]Abajo el telón[:]

[:es]Abajo el telón[:]

[:es]

El Sporting puso fin a la temporada 2018/19 con un merecidísimo noveno puesto. Una campaña de mal juego y pésimos resultados en los momentos clave que dejan al equipo alejado de los objetivos.



Por fin se acabó la temporada, nueves largos meses de más sombras que luces en los que el Sporting no supo o no pudo conseguir el objetivo mínimo con el que se comenzó. Novenos y terminando con una victoria en casa ante escaso público entre alegrías y tristezas. Algún debutante con futuro y un capitán, otro más, que sale como llegó, sin hacer ruido. El Sporting de hoy es una máquina desengrasada, sin apenas mantenimiento y con poco margen de mejora si los que la hacen funcionar no dan con la tecla apropiada.
Alejado de su estatus de antaño el equipo deambuló por la segunda división cómo un debutante, sin riesgo, con altibajos, con miedo, sin personalidad y sin fútbol, el rival perfecto al que casi todos supieron doblegar. Lejos quedan las emociones de los últimos partidos en los que había algo en juego, esa emoción de estar jugándotela hasta el último momento tal y como prometieron, nada de eso. La temporada termina en un laboratorio de ensayos en el que los protagonistas se van probando a sí mismos para ver de que son capaces y buscan el amparo de su técnico. José Alberto tiene por delante la difícil tarea de volver a enganchar a la afición, esa que en último encuentro faltaba en la grada, la que terminó harta y cansada, la que no le valen las palabras y sí los hechos, la que dejó los asientos vacíos porque lo que estaba viendo no le gusta, esa afición que solo es importante en Julio y a la que tiene que conquistar.




Termina la temporada de los horrores, de los fichajes, de los cambios, del crecimiento, la temporada de las casi copas, la casi liga, la camiseta en la basura, la de Cofie, Blackman, Noblejas…la de Baraja, la de Torrecilla, en definitiva, una más de tantas. Pero no todo son malas noticias, volvemos a tener un entrenador de la casa en el banquillo al que llegó por causalidad y no por convicción, jugadores con futuro prometedor, jóvenes y con ganas de comerse el mundo por una oportunidad, chavales que son del Sporting y no de otros, gente que mira a la grada al marcar porque su madre, su padre, sus primos o sus amigos comparten sentimiento, la esperanza está ahora en ellos.
Se va una temporada para olvidar, para pensar en los errores y buscar algún acierto, la de las despedidas, la de Canella, la temporada de Nacho Méndez, de Dani, de Salvador, de Morilla,  la del fichaje más caro, la de Isma Cerro, la de las oportunidades del mercado, la de Mariño, la temporada de los 23.000 abonados, la temporada de los sonrojos, de los iluminados, la de los de siempre.
Se baja el telón un año más o uno menos, según se quiera ver, ahora toca descansar y reflexionar, poner notas y suspensos, probar la autocrítica y mojarse en las decisiones. Toca aprender y toca analizar por qué el Sporting se ha convertido en uno cualquiera, en un “no muerto”, un zombie que se mueve dejando un rastro de nauseabundo olor. Toca despertar y entender que esto, que parece nuevo, es tan solo la repetición de lo vivido con anterioridad. Nunca más seremos lo que fuimos y solo nos queda aquello de “cuando fuimos los mejores”. Hasta otra amigos.

Loren Castro






SUSCRÍBETE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

[:]

Loren Castro
Loren Castro
Director y presentador en Radio Sporting®. Me dejan hablar y escribir aquí porque no les queda más remedio.
https://www.radiosporting.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top
A %d blogueros les gusta esto: