Un día en El Molinón

El evento organizado por Fútbol Mahou congregó a más de 300 aficionados en el estadio El Molinón Enrique Castro “Quini”. Una mañana en la que se pudo vivir lo que se siente al saltar a un terreno de juego y ser protagonista rojiblanco.





Acompañó el soleado día en Gijón y los nervios se apoderaron de la mañana, sentirse casi un futbolista por unas horas era para disfrutarlo y saborearlo. Minutos previos a la entrada al campo todos los jugadores y jugadoras lucían sus equipaciones para el evento, totalmente personalizadas y marcadas con el escudo del Sporting para que todo fuera perfecto en el Templo gijonés. Tocaba lo primero el paso por vestuarios para prepararse, ese momento íntimo en el que los jugadores de verdad tienen como rutina, pero el que lo vive por primera vez aprovecha cada segundo. Pantalones, camisetas, medias y botas listas para saltar al terreno de juego, no podía falta el saludo de Falo Castro animando a todos los participantes, un lujo.



Una vez listos sólo quedaba atravesar ese túnel que da acceso al césped en el que tantas y tantas figuras albergó, un camino de estrellas que durante años hicieron posible que el Sporting se encontrara en lo más alto. Imposible no recordar a tantos míticos jugadores, ídolos, rivales…entre todos ellos destaca una figura, la de “Quini”, que pisaba cada Domingo esa misma zona, quizás con menos nervios de los que se vivían el pasado Sábado, pero seguro que con el mismo orgullo de estar en el decano de los campos españoles. Ya se veía el sol entrar y los jugadores prestos a que sonara el himno y salir a jugar, el momento se acercaba. Borja Blanco como cada día de partido anunciaba a los equipos participantes, sonaba entonces el himno del Sporting y los jugadores ocupaban sus lugares, un momento para no olvidarle jamás.

Partido de las estrellas lo llaman los organizadores y como veis no hay ni crónicas, ni valoraciones, ni polémica sobre los partidos, lo más importante es haber estado allí, vivirlo desde dentro y por una vez en algo que tenga que ver con el fútbol, olvidarse de resultados. El día para los jugadores y jugadoras que participaron en el evento sin duda habrá sido espectacular, una experiencia única en un campo único. Felicidades a la organización que cuidó con mimo cada detalle, pendientes de todos y de todo, es sin duda un acontecimiento que para ellos puede ser un campo más, pero para los que allí estuvimos, no lo fue. Muchas gracias Ángela, muchas gracias Alfonso.

 











Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top
A %d blogueros les gusta esto: