“Trabajo para que las niñas tengan las oportunidades que yo no tuve”

Mayra Pérez es una futbolista asturiana que juega en el Gijón Fútbol Femenino. La defensa del Gijón FF llegó al equipo en la temporada 2009/2010, con esta, ya van diez temporadas seguidas manteniendo la plaza en su equipo.




El Gijón fútbol femenino nació un verano de 2000, 16 jugadoras decidieron hacer el equipo por la falta de valoración del fútbol femenino, lograron inscribir al equipo y empezar a competir en La Liga Regional Asturiana, logrando ese año el título de Campeonas de Asturias venciendo todos los encuentros disputados. Al año siguiente, las chicas seguían luchando en Liga Nacional, un año más duro que el anterior y donde quedan subcampeonas de liga, en ese año se crea un filial del equipo. En la temporada 2002/2003 vuelven a coronarse campeonas de Liga Nacional, lo mismo paso a la temporada siguiente, donde logran el ascenso a la máxima categoría del Fútbol Femenino Nacional, tras vencer a sus dos rivales de la liga de ascenso. Un reto difícil e imposible llego en 2004 cuando formaron parte de La Superliga, únicas en competir en ella, aunque el equipo se volcó, el descenso fue inevitable. Desde entonces el club no deja de crecer, incluso tienen una categoría de alevín, benjamín e infantil. En el 2015 se inicia la relación con el Unión Club Ceares y se crea La Escuela de Fútbol Mixta, pionera en España.



 

  • Radio Sporting: ¿Por qué decidiste ser futbolista?
  • Mayra Pérez: Yo creo que fue un poco por mi padre, porque a mi padre le encanta el fútbol y estaba todo el día viéndolo, en mi casa era fútbol a todas horas y además, tengo un hermano mayor, que también empezó a jugar y me acuerdo que cuando él iba a entrenar yo quería ir con él, pero claro, yo era más pequeña y era niña y tenía más complicaciones. Creo que el hecho de que me pusieran tantas trabas fue lo que me hizo tener más ganas de querer jugar. Mi hermano iba a la Escuela de Fútbol de Mareo y yo lloraba porque me dejasen ir con él, lloraba cada vez que se iba, hasta que al final se aprobó que las niñas pudiéramos entrar en La Escuela de Fútbol de Mareo y empecé allí, pero bueno no competíamos ni nada, era simplemente ir lo Sábados, entrenar y ya… Pero la verdad que me engancho desde el primer momento que toque el balón.
  • RS: ¿Qué te hizo llegar al Gijón Fútbol Femenino?
  • MP: Cuando el Barcia Femenino ascendimos a Segunda División, bueno a Nacional se llamaba de aquella, fue un año muy duro, fue horrible, porque éramos muy jóvenes, acabábamos de ascender, no teníamos experiencia en la categoría, había mucho nivel y descendimos al año siguiente y como en el Barcia no hay nada alrededor para poder nutrirte de jugadoras fue difícil seguir otro año más en regional… La verdad que hicimos unos esfuerzos terribles por seguir entrenando todas juntas y poder hacer entrenamientos con suficientes jugadoras, algunas estábamos en Gijón estudiando, otras en avilés , otras en Oviedo y teníamos que ir todas hasta Barcia a entrenar, y claro, después de un descenso, es muy difícil volver a convencer a todas esas jugadoras de seguir haciendo los mismos esfuerzos pero jugando en regional… Yo esperé hasta el último momento a ver si salía el Barcia. Cuando tuve la reunión con el Gijón lo primero que dije fue “si sale el Barcia yo me quedo allí” pero al final, no salió. Entonces me vine para aquí. A mí me dicen que me ficharon, y yo sinceramente no creo que estuviera para jugar en Nacional, pero creo que alguien vio en mí que me esforzaba mucho, que era competitiva y me dieron esa oportunidad. A día de hoy, creo que la aproveché bien, porque desde que llegué ni me quiero ir ni creo que me quieran echar, en definitiva, creo que hice una buena elección al venir al Gijón Fútbol Femenino.
  • RS: ¿Con cuántos años empezaste a jugar?
  • MP: Empecé con siete años, que fue cuando me abrieron la veda para poder ir con mi hermano a la Escuela de Fútbol de Mareo, iba los Sábados nada más, me enseñaban cosas muy básicas: dar pases, controlar.. todo muy de técnica individual por que no competíamos. Luego se deshizo la escuela y yo no tenía equipo donde estar, creo que de aquella La Federación Asturiana no permitía a las niñas competir con niños, de echo el fútbol es uno de los pocos deportes en los que las niñas compiten con niños en categorías bases. No fue hasta los 13 años, que un padre quiso entrenarnos a cinco de allí del pueblo y empezamos con un equipo de fútbol sala a competir en torneos en Galicia, a partir de ahí de esas cinco se animaron alguna más de la zona y alguna otra de fuera y creamos el Barcia Femenino, ahí empecé a competir en liga regional, con 14 años, y en cuatro años ascendimos al equipo a Nacional, al año siguiente se deshizo y vine para el Gijón Fútbol Femenino.
  • RS: ¿Si pudieras pedir algo, para mejorar vuestra situación que sería?
  • MP: Pues un patrocinio potente, quizás como tiene La Liga con Iberdrola, que patrocinase bien a todos los equipos, imagino que hacen la 1ºB para eso, para tener un buen patrocinador, que de verdad pueda ayudar económicamente a todos los equipos y bueno, que en La Liga Nacional tampoco se quedasen atrás e hicieran lo mismo, que fuese de verdad la Tercera División como en el masculino, que tuviese un buen patrocinador y que pudiese repercutir económicamente en las jugadoras, para que no sea todo gastos, gastos y más gastos por que al final una jugadora tiene más gastos que beneficios, es vedad que yo siempre digo que para mí la felicidad no se paga con dinero y a mí me hace feliz esto, yo no soy capaz de vivir sin fútbol, entonces me da igual que económicamente no me repercuta, porque me repercute obviamente de manera emocional, que es lo que de verdad cuenta en la vida.
  • RS: ¿Os ves jugando a corto plazo 1ºB, y en La Liga Iberdrola? ¿Qué significaría para ti?
  • MP: Yo personalmente en la 1ºB puede, pero en la Liga Iberdrola no me veo, ya tengo 28 años y ya no me veo, pero yo creo que el club sí que podría, tiene un base detrás que es brutal, las niñas que están viniendo desde el benjamín ya se nota que la calidad ha subido de una forma impresionante, que de echo al benjamín siempre le inscribíamos en escolares, porque eran niñas que nunca habían jugado y este año ya las federamos llevan jugando tres años y son niñas con mucha calidad. El alevín es otro equipo que también tiene muchísima calidad, están jugando muy bien, entrenando todas y en resumen se ve que a la afición que siempre hubo ahora se le está sumando la calidad que no se podía tener porque los padres eran reacios a apuntar a las niñas, o había niñas que no se atrevían a decir que les gustaba el fútbol, etc. Al fusionarse esas dos cosas está habiendo un incremento en la calidad y en la actitud de todos, en aceptar que el fútbol también es femenino y yo creo que en unos años el club va a crecer muchísimo, y a corto plazo igual no, pero vamos, en seis o siete años, con un campo de fútbol además hecho que ya se pueda trabajar mucho más, se puede conseguir lo que quieras, nuestro peor hándicap es no tener un campo donde poder formar a las niñas porque es un sobre coste que nos frena muchísimo. En 1ºB sí que veo quea corto plazo vamos a estar a pie de cañón, por lo menos estar en los primeros puestos de lo que es La Nacional seguro que vamos a estar.
  • RS: ¿Qué sientes al obtener una victoria con tu equipo? ¿Y si es gracias a ti?
  • MP: A ver, hace tiempo que no es gracias a mí… si te refieres a meter el gol de la victoria, hace mucho tiempo. Sí que recuerdo un partido, con el Gijón Femenino, contra el Pontevedra creo que era, que metí un gol de córner directo y fue el 1-0, fue una pasada, es que no se puede explicar con palabras, a mí el hecho de meter un gol, da igual como sea, me encanta, es una sensación brutal, por eso cuando en el Barcia jugaba de media punta, era mucho más fácil, porque la liga tenía un nivel más inferior . Al llegar a Segunda División, ya me voy posicionando cada vez atrás y la oportunidad del gol cada vez está más lejos. Hace tiempo que no tengo esa sensación pero sí que me encanta, más que nada porque yo ya no siento al equipo como un equipo sin más, yo ya lo siento como un club y claro, siempre se lo digo a mis niñas pequeñas, a todas las que han pasado por mis manos, que ojalá lleven tantos años como yo en un mismo club porque la sensación que tienes cuando sales al campo no tiene nada que ver que cuando sales al campo defendiendo a un equipo sin más, la sensación de club es una sensación que pocos jugadores pueden sentir, porque a día de hoy un jugador se mueve de un equipo a otro por temas económicos, por temas laborales, por no estar cómodo con el entrenador… Yo he estado muy a gusto con entrenadores y muy incómoda con otros, pero me he quedado porque lo primero es el club, y de verdad, lo que más me importa es éste tire hacia arriba y que las niñas acaben teniendo más oportunidades de las que tuve yo.
  • RS: ¿Cuándo marcas un gol, a quien se lo dedicas?
  • MP: Bueno como te dije antes hace tiempo que no marco un gol, pero al principio siempre se los dedicaba a mi madre y ahora creo que cada vez que meto un gol, como meto muy pocos creo que se los dedico a todo el mundo, a todo el mundo que va al campo se lo dedico porque vamos, me pongo eufórica perdida. En caso de estar en un campo que estuviese mi marido, casi seguro que se lo dedicaría a él, yo creo que lo resume todo.
  • RS: ¿Cómo crees que ha evolucionado él equipo desde que tú has llegado hasta el día de hoy?
  • MP: A ver de calidad… en cuanto a calidad, no puedo decir que haya bajado el nivel, lo que ha pasado es que ha subido la exigencia en Nacional, pero sí que me acuerdo que cuando llegue había unas jugadoras brutales, eran muy buenas, tenían mucha experiencia y no sé, era un poco diferente. Ahora la media de edad en nuestro equipo debe estar en unos 19 años, es un equipo muy joven y lleva unos cuantos años siendo un equipo muy joven, cambiando de gente, entonces claro no es que haya bajado la calidad es que simplemente como equipo dejó de ser un bloque echo a ser un equipo que se está rehaciendo continuamente. La pregunta igual debería ser cómo me ha evolucionado a mí el equipo, y es que me ha cambiado mucho, tanto como jugadora, como persona, el club me ha dado la oportunidad de entrenar a niñas pequeñas, a formarlas y eso al final te trasforma, empiezas a ver el fútbol de otra forma, empiezas a valorar más cosas del fútbol. Después de mi primer entrenamiento en el Gijón, me fui para casa diciendo, “jo vaya guay porque esto es profesional” me sentí bien dentro de la rareza de que el entrenador no supiese ni cómo me llamaba y cuando pasaron los entrenamientos dije, yo aquí no valgo y me quiero ir, me quiero ir para el B porque yo aquí no puedo jugar asique imagínate ese punto que pasé de no verme jugando a estar ahora que me siento bien, que me siento parte del equipo, no parte indispensable, porque nadie lo es, pero igual una de las bases del equipo en cuanto a carácter. Nunca pensé aquel día cuando llegué que llegase a este punto a día de hoy.
  • RS: ¿Cómo crees que podría impulsarse más el Gijón FF?
  • MP: Yo creo que eso ya lo está haciendo, que el hecho de habernos juntado con el Ceares nos da mucha más visibilidad, nos están ayudando en redes sociales, y esto hace que estemos creciendo muchísimo en ese nivel de dar más visibilidad al Gijón Femenino. La manera de impulsarse es dar a conocer a las jugadoras, todas estas oportunidades de ir a entrevistas, salir en prensa, en radio, aceptarlas todas y dar a entender que el fútbol femenino es tan válido como el masculino y yo creo que esa es la forma. De echo La Liga siempre recomienda que las jugadoras se impliquen mucho, que quieran dar visibilidad, que se ofrezcan a hacer todo este tipo de actividades y a partir de ahí van a llegar los patrocinadores, el dinero y va ser la pescadilla que se muerda la cola . Es el momento de todo el mundo tirar para arriba, que no es como el masculino por desgracia ,ni lo va a ser, esperemos, porque el masculino está en un mundo desorbitado yo creo.
  • RS: ¿Cómo entrenadora de fútbol base, que valores les intentas inculcar?
  • MP: Intento trasmitir todos los valores positivos, me parece que los valores están por encima de cualquier resultado, es algo que dejo muy claro a los padres antes de empezar cualquier temporada , me parece muy importante implicarles en todo el proceso, y yo voy con ellos, les hablo, les digo cuales son mis pretensiones, y luego los padres que quieran que su hija sólo gane partidos, conmigo no va a lidiar bien, porque no lo veo así, a los niños hay que respetarles, da igual que quieran hacer fútbol que mañana quiera hacer balonmano, hay que respetar su decisión, que pueda llegar a vivir de esto, o no da igual, lo que importa es que sea feliz haga lo que haga y eso para mí, está por encima de cualquier cosa. Y a ver, cuando hablo de estas cosas parece que a mí me gusta perder, soy jugadora y entrenadora y no voy a enseñarles a meter goles en propia, a mí me gusta ganar como a la que más, pero para a mí, en niños, ganar no es un resultado numérico, para mí, ganar es que aprendan a ser compañeras unas de otras, que se esfuercen y se superen a sí mismas, que formen su personalidad respetando la de los demás, que respeten al rival, que es un compañero de juego más, y que parece que se nos olvida a veces, y por supuesto, al árbitro, que sobre todo, en fútbol base, son también jóvenes que están empezando y es normal que se equivoquen. Yo creo que como entrenadora hago mucho hincapié en estas cosas, y a partir de ahí, como futbolistas quiero que aprendan a tomar sus propias decisiones, no juego como si fuera la “play “ni les digo tu muévete para acá o para allá, me gusta el aprendizaje guiado y simplemente quiero que aprendan a tomar sus propias decisiones, que aprendan a buscar un pase, o aprendan a dar un apoyo, cosas muy genéricas, estoy en fútbol pista, que tiene que ser más genérico todavía porque luego van a pasar a campo. Quiero que aprendan a pensar por sí mismas en todo.
  • RS: ¿Por qué te hiciste entrenadora?
  • MP: Pues lo principal fue, porque de pequeña tuve alguna mala experiencia y lo que vi era que se priorizaba más el ganar partidos que el hecho de formar a un jugador y cuando eres niña no valoras que no te pongan, bueno tú misma piensas que no eres tan buena como el resto y te quedas ahí sin protestar, pero no lo pasas bien, ningún niño se divierte en el banquillo ni mucho menos aprende si no es feliz. Y ahora me pregunto, si yo hubiera tenido las mismas oportunidades que el niño que jugó todos los partidos, todos esos minutos que me pasé yo en el banquillo o que me hubiesen dejado competir en partidos oficiales… qué jugadora hubiese llegado a ser … Después de todo eso, de ver que el fútbol base que hay hoy en día no me gusta, porque es súper competitivo y parece que se alimenta la competición de cara a padres y/o entrenadores que quieren colgarse medallitas… a partir de ahí decidí que quiero cambiar esto y para eso, yo creo que todo el mundo viene al mundo a hacer algo, algo diferente y bueno aunque no consiga cambiarlo, al menos lo intentaré, y la verdad que con el Ceares y el Gijón y la creación de la Escuela Mixta de Fútbol, que va muy en consonancia con mis ideas, creo que es el mejor sitio para implementar esta mentalidad de utilizar el fútbol para trasmitir valores positivos y que luego después de ahí, los formemos en fútbol. Pero lo primero es que la felicidad de los niños está por encima de cualquier cosa, ni competiciones ni nada, me da exactamente lo mismo.. todos estamos aquí para ser felices y los niños no van a ser menos.
  • RS: ¿Es difícil ser jugadora de fútbol femenino y compaginar un vida privada?
  • MP: En general yo creo que sí, porque no tenemos una repercusión económica que te permita jugar sin tener que tener un trabajo. Todo lo que hacemos al final nos hace perder dinero: desplazamientos, botas, etc.. Yo sin embargo, tengo un poco de suerte porque trabajo en casa, soy diseñadora gráfica entonces manejo mi tiempo como quiero y es un poco más fácil, sí que es verdad que al fútbol le dedico casi más horas que a mi propio trabajo, que está mal que lo diga, pero es verdad, porque me engancha muchísimo.
  • RS: ¿Crees que se os valora tal y como os merecéis?
  • MP: No, ahora de momento todavía cuesta aceptar que el fútbol femenino es un deporte más, como deporte minoritario y eso que en masculino es el deporte rey, no es comparable la desigualdad que hay, entonces obviamente no, no se nos valora como nos merecemos, entrenamos tres veces por semana, nos tenemos que cuidar tanto como el que está jugando en Tercera o Regional Preferente, en el sentido de patrocinadores es muy difícil encontrarlos, porque no tenemos la misma visibilidad que un equipo masculino. A nivel regional una Preferente o la Tercera División tiene una visibilidad brutal, nosotras llevamos un montón de años compitiendo en la Segunda División Femenina y se nos está empezando a dar visibilidad ahora, en los últimos años, vaya. Por ejemplo el hecho de que el Oviedo Moderno se llame Real Oviedo y que la Escuela de Mareo se llame Sporting, da más morbo y hace que la gente quiera seguirlo, pero ellas ya estaban ahí antes.
  • RS: ¿Qué importancia tiene para ti, que se os incluya dentro de los medios de comunicación
  • MP: Como te decía antes yo creo que es la base de seguir creciendo, porque es la manera de que se nos vea, se nos dé a conocer y dar a entender que esto es lo mismo que en el fútbol masculino y que un espectador puede disfrutar viendo a la parte masculina como al femenino, incluso puede ser que disfrute más viendo al femenino, que eso puede pasar, yo creo que es vital que nos sigáis dando la oportunidad de venir, de hablar, de contar nuestra experiencia porque así se va a normalizar que una niña juegue al fútbol sin ser juzgada de ninguna manera. Para los padres será más fácil tomar la decisión de que su hija juegue en un mundo de niños porque cada vez lo será menos y que tendrá muchas oportunidades de llegar por ejemplo, a la Selección Española, que probablemente tenga muchas más hoy en día que cualquier chico porque hay muchas menos licencias, y la manera es esto, los medios de comunicación que nos valoren, nos den bola en redes sociales, televisión, radio, periódicos, en donde sea, pero que se nos dé a conocer y así llegara el dinero y los patrocinios que tienen que llegar.
  • RS: ¿Qué destacarías de vuestro club?
  • MP: El Gijón Femenino para mi es una familia, a veces esto es criticable porque dices “si eres profesional no puedes mezclar familia con trabajo” , pero yo la verdad, desde que llegué sobre todo en los primeros años… el presidente, que de aquella era Rodo, sabía quién eras perfectamente aunque acabases de llegar, siempre te daba un abrazo, un trato súper cariñoso y a día de hoy, creo que sigue en herencia el presidente que tenemos, que es Fran, sigue en la misma sintonía… llegas y tanto la que acaba de llegar como la que lleva años, te tratan con el mismo cariño, no eres un número sin más nunca, es verdad que probablemente todas queramos que se profesionalice un poco más y tener más ayudas pero no es porque el club no quiera, a día de hoy todo lo que nos han dado es lo que tienen, hay otros clubes que teniendo mucho dan muy poco y aquí no. El Ceares quieren impulsar de verdad el fútbol femenino y desde el primer momento nos trataron genial. Sabemos que luchan para que tengamos los mismo derechos que los chicos. Es más difícil conseguirlo, por los patrocinios, porque es más complicado convencerles de que nos patrocinen a nosotras, pero bueno, van en la misma idea de querer formar a los peques sin exigencias competitivas, y van con el mismo trato familiar.
  • RS: ¿Qué significa para ti el fútbol?
  • MP: Para mí el fútbol es mi vida entera, porque bueno, me dio muchas de a mis mejores amigas, conocí al amor de mi vida y a día de hoy todo gira alrededor del fútbol y es más, esto lo decidí hace muchos años, cuando se murió mi madre, estaba muy perdida, mi hermano vivía fuera, y yo me quedé sola con mi padre. Aunque en los estudios me iba genial yo no estaba bien, sentía que no sabía qué hacer con mi vida y me propuse que hiciese lo que hiciese siempre, siempre, tendría el fútbol y lo conseguí, y a día de hoy creo que me ha hecho ser mejor, me ha hecho consolidarme como la persona que quería ser, estoy trabajando para que las niñas tengan las oportunidades que yo no tuve y que se sientan felices haciendo lo que hacen, les intento transmitir mi pasión. Estoy rodeada de fútbol, me emociono con cualquier equipo, donde este mi marido entrenando, me hago aficionada total de ese equipo en el que esté, luego el Ceares tiene un afición que engancha, la directiva está muy implicada en valores sociales, que es algo que me encanta y el Gijón es algo que me aporta mucho a nivel personal, no sé, la vedad que el fútbol es mi vida, no me aporta nada económicamente y sin embargo nunca pienso en dejarlo por eso, el hecho de no cobrar, no es algo que me importe porque me aporta muchas cosas que no se pueden comprar con dinero.

Muchas gracias a Mayra por esta entrevista y por el tiempo y la dedicación que le ha dado a cada respuesta, de nuestra mano está apoyar y hacer crecer el fútbol femenino, porque ellas lo tienen muy claro, van a por todas.

Onely Vega

Deja un comentario

Top
A %d blogueros les gusta esto: