Yo también canto señor Tebas

Cada semana los responsables de acudir a un campo de fútbol a escuchar e informar de lo que se canta, sea en un fondo o en los cuatro, elaboran su informe para que luego los medios se hagan eco de ello. Curioso es la perfección con la que señalan zonas concretas, grupos o núcleos dentro de un estadio, en ocasiones con ambiente ensordecedor. Vaya desde aquí mi enhorabuena a tan milimétrica función.
Me llama la atención este tipo de trabajo y agudeza auditiva para expresar y analizar en el posterior informe, tal cantidad de detalles, a mi personalmente me parece que se escucha lo que se quiere escuchar y que la atención está predefinida a “cazar”.
Por mis años he visto como ha ido evolucionando el fútbol, bien en algunas cosas, mal en otras, me sigue llamando la atención el doble baremo que se usa para juzgar y castigar según que cosas en nuestro amado deporte, y como se dejan de lado con premeditación, otras que si incumplen reglamentos y leyes ya establecidas.

Cuando acudimos a un estadio, sea como local o visitante, de antemano aceptamos cierta “crispación” por parte de aficiones con más rivalidad y lo hacemos de buen grado asumiendo que es un escenario habitual en el fútbol, o que al menos lo era, por lo tanto nadie se asustará cuando se insulte a nuestro equipo, ciudad, región o país, ¿es impropio, evitable o malo?, tal vez si, pero dejarme que antes de que me juzguen pida que ese colectivo a las ordenes de Tebas, cumpla con algo más productivo dentro de un estadio.
Normas y más normas de reciente invención e improvisadas nos prohíben meter en un campo pancartas (cuando estas cumplen ciertos criterios morales) o bufandas críticas con alguna de las injusticias y desastres de diferentes gestiones, porque en esa prohibición va incluida la bufanda o pancarta de una peña, o un lema que nada tiene que ver, se impiden todas y de esa manera, se evita leer lo que no se quiere, injusto.
Si los empleados de clubes ya tienen bastantes funciones que desempeñar, démosles alguna más para que así el acomplejado de turno incluso haciendo uso de la fuerza, se convierta en un agente de la KGB dispuesto a poner fin a una conspiración internacional contra su gobierno y esto pase a ser una trama más propia de películas de espías.

Pero si esto va de cantar, en todas y cada una de las conjunciones del verbo, permitirme que os diga que el que firma es culpable de ello, a lo que me pongo a disposición de las autoridades competentes, ya que no me arrepiento de haberlo hecho. Por lo tanto, sin haber estado en el derbi asturiano físicamente, entoné los cánticos a los que se alude y he de decir que varias veces, incluso les diré que en mi vida cotidiana los usé tras un “feliz año”, por ponerles algún ejemplo.
Quiero decir con esto que ustedes, responsables informadores, saben bastante antes de que nadie llegará al Carlos Tartiere el pasado Sábado que esos cánticos iban a existir, por lo tanto, permítanme que les diga que su labor carece de todo mérito y mejor estaban en su casa y no pasando frio. Existieron y existirán porque hoy en día y con la que está cayendo es como quitarle a una sopa el caldo, el producto final sería un plato de fideos secos y sin sabor.

Soy tan culpable como el que cantó en el campo, porque en mi casa, viendo el partido por la televisión a la que usted señor Tebas vendió los derechos, le juro que lo canté y no le voy a pedir perdón por ello, es más, incluso fui un poco más ofensivo, lo confieso.
No se preocupen por mi falta de educación ya que encontré una parroquia donde les hace falta una voz para el coro y me estoy haciendo con canciones de Barrio Sésamo, incluso alguna chirigota, dada la época, para irme preparando por lo que pueda pasar. Mientras tanto fingiré ser libre en un mundo cada vez más perseguido, la animación en un campo está en peligro de extinción, salvo las excepciones de algunos grupos tele-dirigidos carentes de toda naturalidad y chispa. Gracias por hacerme sentir un depravado por cantar: P… Oviedo, P…Capital.

@lorensinmas

One thought on “Yo también canto señor Tebas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top
A %d blogueros les gusta esto: