Ni fu ni fa

Luis Enrique es el elegido para dirigir a España camino de la Eurocopa de 2020. El asturiano coge las riendas tras el fracaso en Rusia.




Puedo entender y entiendo que el señor Rubiales acostumbrado a moverse en los fangos contra Villar y de cara a su lavado de imagen tras el fiasco del Mundial, necesitaba un golpe de efecto para desviar la atención mediática de su fracaso (por valores y todo eso), y lo consigue de manera soberbia con un movimiento maestro del gran estratega que es, jaque mate. La decisión no es sólo deportiva, que no se engañe nadie y aunque deportivamente es una gran apuesta para que la selección evolucione de un “tiki,taka” obsoleto como en su día estaba cayendo el Barça y fue capaz de variar el rumbo, Rubiales sabe como nadie desviar la atención. Primero Hierro, que sale pero no sabemos como y por qué. la llegada de Molina con un curriculum intachable para dirigir el cotarro y rodearse de amigos, y el colofón final, Luis Enrique Martínez, al que le deseo la mejor de las suertes ya que sin duda está preparado para el nuevo reto y que viendo la “bilis” que deja la elección casi que me alegro el doble.

Ahora bien en el terreno que me importa, ya que hasta el 2020 a mi la selección ni fu ni fa, es ver como “compatriotas” y compañeros de camiseta rojiblanca enaltecen la llegada de Lucho como si de un premio para el sportinguismo se tratara. Cierto y conocido por todos, que Luis Enrique es acérrimo aficionado al Sporting y defensor haya donde estuvo de sus valores y colores, pero nada más, me alegro por mi paisano y eso es todo. El mundo de las redes sociales echa chispas y mi confirmación de que España sea Mundial, Eurocopa o el torneo del quinto pino es siempre una lucha Madrid-Barça y viceversa. Lo que a unos les gusta a otros les enfurece, resulta que lo que debería de ser el equipo de todos y aprender de otros países, aquí lo convertimos en hipocresía y mediciones de egos, nada nuevo. Lo mismo sucede en Asturias, de todos es sabido la enorme ventaja que es para el Principado y sus equipos de fútbol que un asturiano sea seleccionador, donde va a parar, mucho mejor que sea de aquí que no vaya ser que desde el 94 ni un jugador del Sporting debutó con España y sería por eso de que el entrenador nos tenia manía.




Mientras tanto al Sporting nos lo desmantelan y poco a poco lo dejan sin identidad, al menos la remesa que nos hizo felices en 2015 poco a poco van cayendo, pero no pasa nada, nos agarramos a “canteranos” en Rusia y ahora a un seleccionador sportinguista que es mucho más importante que lo demás y claro, de las acciones cedidas hablamos otro día. Que nos vaya bien.

 

Deja un comentario

Top
A %d blogueros les gusta esto: