Más “Quinis” y menos Tebas

quiniIrremediablemente, ayer mientras veía el programa Conexión Vintage, que durante 4 capítulos separados por 15 días, harán un especial de nuestro Quini,(si no lo viste, pincha en la imagen), me vinieron varias cosas a la cabeza que paso a contaros.
La primera, prefiero obviar lo que eramos y en lo que nos hemos convertido, unos dirán que culpa de los tiempos, la crisis, la modernidad, yo digo que es por la “enfermedad” que atraviesa nuestro tan querido deporte. Prefiero no comentar nada sobre discursos banales, vacíos, carentes de pelea, lucha y entrega, simulaciones de explicaciones que debiendo ser futbolísticas no son mas que una mera disculpa a la mediocridad de algunos, simplemente es eso, mediocridad. Obviaré entrar en detalles de como nos hemos convertido en un equipo vulgar, sostenido por una masa incondicional en su mayoría, dividida en tres generaciones muy distintas, distintas en forma de expresar, pensar,ver y creer.
Somos una afición amaestrada, enamorados de nuestra propia leyenda pero que no se ha parado a pensar en lo bueno y lo malo que tiene ser muchos, o al menos en la fuerza que un bloque compacto y sin fisuras podría llegar a conseguir. Lo dicho, aleccionados y sometidos a un régimen dictatorial que nos dice el como, el cuando, el cuanto y el donde tenemos que ser y estar, y que muy a nuestro pesar, al menos el mio, seguirá siendo así, porque si quiero a mi equipo, tiene que ser con sus condiciones.Quini
Voy a intentar no entretenerme mucho en una frase de las que dijo Quini ayer: “el fútbol es muy sencillo…los goles llegan por fallos…si no hubiera fallos, no habría goles”, claro, debe ser que la antigua escuela de esto, de uno de los deportes del mundo que menos ha evolucionado, por suerte, respecto a como se practicaba hace 100 años, uno de los deportes en los que las normas son iguales con 7 que con 37 años, que las imágenes, los archivos y la historia se ningunean con una facilidad asombrosa, a pesar de todo esto, la explicación sobre una derrota, una mala imagen o una mala situación en la liga, pasa a ser la complacencia, el autoconvencimiento y lo peor, el intento de querer decirnos que somos tan imbéciles e incultos del fútbol, que nos tenemos que conformar con lo dicho, solo falta aquello de…”porque yo lo valgo”, en fin, mediocridad.
La segunda cosa en la que me quiero detener es una pregunta, pregunta de la que espero respuesta o tal vez no, quizás quede como todo lo demás, lo importante, lo antiguo, lo rancio, guardado en un cajón, quizás hoy en un enlace temporal, aun así, yo os la hago. ¿Que estaríais dispuestos a hacer por el Sporting?.
Se que es una pregunta complicada, muy demagoga, que puede derivar en otras muchas, como, ¿en que sentido?, ¿cuanto me va a costar? o ¿que tiene que ver con el #vintageQuini2?, pues bien, os lo explico. Ayer Quini no solo demostró ser lo que todos lo que le conocemos sabemos, cercano, afable, claro, entrañable…sino que demostró a quien no le conocía que fue, es y piensa como un autentico deportista. QuiniUn deportista de los pies a la cabeza, nunca mejor dicho, alguien que utilizando ambas cosas nos llenó una vida de alegrías, buenos ratos, felicidad y algún que otro reproche y no me refiero al gol marcado en una final de Copa con Redondo en el suelo. Voy a la parte estética de la afirmación, un deportista que mantiene su arraigo a la tierra, a la familia, a los símbolos, a los compañeros, al rival…esa humildad bien aplicada para hablar de si mismo, esa dosis de cordura y sencillez, tan necesarias hoy en día, en definitiva, sentido común. Si os hago esa pregunta es porque entendemos el fútbol de manera diferente todos nosotros, no se trata de saber mas, de querer hacerlo, de criticar a los que no nos dan la razón, de pasar al insulto y el menosprecio de quien no piensa igual que nosotros, de utilizar nuestros dogmas como un látigo, porque cada vez que hacemos eso, nos separamos un poco mas del espíritu del deporte.
Quini como otros muchos, vive por y para el fútbol, como muchos de nosotros en diferente forma. Cada vez que un padre va con su hijo al campo, cada minuto compartido en una tertulia, cada lagrima derramada, cada triunfo, cada incertidumbre y cada cabreo, vale mas la pena que vivir sin ello, y esto va por los de “solo es fútbol”. Yo tendría hoy respuesta a esa pregunta, estaría dispuesto a enfocar todo mi tiempo, mi aliento y mi salud a que esto salga adelante y muchas mas generaciones puedan crecer aprendiendo de esos mismo valores, el deporte es vida y como tal, aplicable y utilizable entre si, pero a todo esto, ¿no lo hacemos ya?, es posible, eso si, sin sueldo ni ganancia, no todos pueden decir lo mismo.
QuinisY la tercera y última sea quizás la mas importante, porque esta si que nos afecta a todos, Abelardistas, Preciadistas, Fernandistas…todos los que ocupamos un asiento en El Molinón, que lo pretendiesen o lo tuviesen, no me refiero a otra cosa que en lo que ha derivado el fútbol. Ese mismo fútbol que lineas anteriores te emocionaba, ese mismo deporte querido y amado pero no respetado, aquel que llenaba estadios, es hoy la sombra de un espectáculo internacional habido de Euros y de fama, de portadas y de mentiras, de mercadería y de televisiones. Ayer, y se que no fuimos pocos, escuchábamos a un ex-futbolista defender a los aficionados, un empleado de una empresa la cual apoya sin dudar a un asesino de las gradas, al destripador de los estadios, a un caníbal de lo que el mismo representa, Liga de Fútbol Profesional le dicen, mas bien liga de fútbol multinacional, porque solo dos multinacionales aspiran a encabezar la lista, cientos de países donde disfrutar del evento, millones de beneficios solo para una cosa, engordar cuentas de muchachos mal criados a los que ya ni se les exige algo tan básico como correr, chupadores profesionales que se lucran de ellos, hienas insatisfechas que se aprovechan de las miserias ajenas. Y al final, es Quini quien da una lección de cordura, de honor y de deporte a los encorbatados, listillos e incansables mafiosos que sin duda, muchos de ellos, ni un solo día de sus vidas jugaron un partido entre amigos.
En fin, me tenia que desahogar y no encontraba mejor manera. Que suerte tener a alguien como Quini tan cerca, y que pena que lo que cuenta, esté tan lejos. Lo peor, que no tiene pinta de volver, mas vintages y menos fútbol moderno.

Deja un comentario

Top