Malas tardes señor Fernández

De tarde en tarde las redes sociales nos sorprenden gratamente con algo inesperado, como es el caso que os relatamos a continuación. Ángela, una Sportinguista de poco más de 20 años publicaba esta carta en Twitter dirigida a Javier Fernández, o lo que es lo mismo, a la propiedad de la SAD. En ella relata su experiencia como aficionada, algo que nos parece muy apropiado, dada la corta edad de la protagonista ya que el socio número 1 del Sporting ve con relativa normalidad que el Sporting represente un “ascensor”. No es de extrañar que alguien como nuestra amiga Ángela, que solo ha vivido ascensos, descensos y permanencias, sufra y vea como el equipo de sus amores es maltratado, menospreciado e infravalorado. Sin duda, con tan solo 20 años, demuestra muchas más cordura que el Nº1.

Os dejamos la carta escrita por ella:

Malas tardes Señor Fernández,
Si, malas, porque eso es lo único que puedo desearle en este momento. Primero de todo, me gustaría presentarme: no soy periodista, ni me gusta escribir, porque en muchas ocasiones no sé cómo expresarme y, sin embargo, en este momento, me salen las palabras a borbotones. Tal vez sea por la rabia, rabia de ver que una vez más, va a destruir el poco “sportinguismo” que le queda a este Sporting.
Y, hablando de sportinguismo, me gustaría decirle una cosa: le pido por favor que nunca más se le vuelva a pasar por la cabeza decir que se siente sportinguista (hecho que ocurrió en presentación de Miguel Torrecilla), porque usted no sabe lo que significa esa palabra más allá de cobrar su nómina (incluyendo algunos extras) y de llenar su barriga. El sportinguismo es llorar, es gritar, es vivir alegrías con el equipo de nuestros amores y es sufrir. Por desgracia, esto último sobremanera, ya que, desde que su familia llegó a este club, es lo único que hacemos los verdaderos sportinguistas.
Al acabar la temporada, rezaba porque no pasara lo que está empezando a ocurrir en estos momentos. Soñaba con que los guajes que quedaban en el Sporting, junto con los guajes del B (y alguna incorporación decente), pudieran volver a llevarnos a Primera, pero eso es una utopía. En vez de eso, voy a volver a ver un equipo sin alma y sin carisma en el campo, un equipo que no sabe lo que significa ni lo que representa el Sporting porque probablemente, solo nos quede Sergio Álvarez y tal vez, Carmona, tras otro verano de despedidas: despedida de Nachín, de Lora, quién sabe si de Meré también… Ojalá me equivoque, ojalá no sea así, pero, es otra utopía, ¿verdad?. Me gustaría pedirle que por una vez haga un esfuerzo y que intente mantener a estos jugadores, pero en el fondo, sé que no lo va a hacer y sé que seguiremos sufriendo, porque a eso es a lo único a lo que estamos abonados con usted.
Odio la situación a la que nos ha llevado, odio tener 20 años y no haber visto jamás a un Sporting que no estuviera luchando por algo que no fuera ascender o mantenerse. Lo odio a usted y a su padre, por ser los responsables de esta situación. Deje de reírse de los verdaderos sportinguistas y por favor, lárguese de una vez o, por lo menos, no siga destruyendo los restos de un equipo de jugadores que sí sabían lo que significa ser sportinguista.

@angelaffp7

Deja un comentario

Top