Lucho I de España

Presentado Luis Enrique como nuevo seleccionador de España, llegan las primeras críticas aunque no ruede el balón.




Que la llegada de “Lucho” a la Selección no iba a dejar indiferente a casi nadie era ya sabido, que su carácter se pone a prueba en cada intervención pública un hecho, sobre todo al conseguir el cetro de los entrenadores, dirigir el combinado de tu país. Luis Enrique llega en buen momento personal y profesional para el cargo, su experiencia y resultados en grandes banquillos está fuera de duda, si le sumamos que ha sido un magnífico jugador y que ese carácter tan marcado ya lo demostraba de corto, estamos ante un acierto en la elección del asturiano.




Su esquema, dinámica de trabajo, listas, ideas y estrategias para hacer que España recupere el prestigio perdido lo vamos a dejar para cuando haya algo de lo que hablar, que ruede el balón que al fin y al cabo es el objetivo. Me voy a quedar en la parte “prensa”, la imagen pública de cara a la gente que lo oímos o leemos. No voy a entender nunca como se puede tener la oportunidad de hacerle una pregunta a un nuevo entrenador, sin duda el más importante de todos, y hacerla conociendo la respuesta, sinceramente yo no pregunto lo que ya conozco y menos en una presentación en la que no voy a poder valorar una decisión, un partido, un cambio…algo de lo que pueda nutrir a mi medio. Claro, salvo que mi orden sea sacar de quicio al protagonista y llenar de letras inertes o sonidos muy cansinos un artículo. A Luis Enrique nadie le va a poner a prueba sin recibir su merecido, nadie que quiera que la relación prensa/equipo sea la más satisfactoria posible y para el bien de los consumidores, no olvidemos que a Luis poca gente ya le va a tele-dirigir. Por eso buscarle las cosquillas a alguien que no las tiene pierde gracia y deriva en algo con muy poco fondo profesional, a mi entender, se trata de buscar que un entrenador que seguro tiene sus egos, odios, rencores y gustos, pero que ahora le va a tocar elegir los colores que formarán el mejor equipo posible, el equipo de todos. Sinceramente creo en la profesionalidad absoluta de Lucho en la Selección española, que hará lo mejor y reconstruirá lo que otros han deshecho.

Dicho esto, quiero dejar claro que a mi Luis Enrique no me cae ni bien ni mal, no tengo el gusto, pero si hablaría horas de fútbol y vivencias con él, es lo único que me interesaría. Siempre que trate algo de la Selección lo haré desde el raciocinio, criticaré lo que no me guste, alabaré lo que considere acierto y no le pondré en duda por su no simpatía con unos o con otros. Es gijonés, asturiano y español como yo, catalán ya no, pero le entiendo perfectamente y sobre todo me voy a divertir en ocasiones, ya lo hago viendo y leyendo lo que provoca que esté donde está, que te vaya bien Lucho I de España.

 

Deja un comentario

Top
A %d blogueros les gusta esto: