Lecciones las justas

Mientras todo el mundo Sportinguista habla del nuevo director deportivo, Miguel Torrecilla, que ayer era presentado en El Molinón, yo me voy a centrar en las palabras de Javier Fernández en dicha presentación y de la que me surgen varias dudas. Entre ellas dos fundamentales, las que hablan de ética y de orgullo Sportinguista, como si algo tuviese de malo opinar o poner nombres encima de la mesa durante el periodo de selección del nuevo director deportivo, algo que me llama poderosamente la atención, ya que ahora cuando algo no nos gusta se trate de anti-sportinguismo y apelamos a ello.

Lo primero de todo, vamos con las contradicciones. La primera de ellas, si el perfil que se buscaba era uno y solo uno, y los requisitos y características eran reunidas por Miguel Torrecilla, ¿donde está ese trabajo de 15 días?, ¿a qué ética se apeló cuando se trata de negociar con un empleado de otro equipo, aunque este sea el Betis?, que por cierto, otra gracia que nos conceden nuestros hermanos que ya suena a abuso de confianza. Y por otro lado, insistir en que nadie dijo “no” al Sporting, decir no a este consejo, les recuerdo, no es decir “no” al Sporting, al menos para mi, porque quizás no en esta ocasión, pero el día que quieran, les pongo encima de la mesa 5 o 6 negativas a este consejo de administración, que no es el Sporting como entidad y obviamente tampoco es el excelentísimo Ayuntamiento de Gijón, pero eso es ya otra historia.

Algo que tenia que quedar claro ayer, nuevamente, es el objetivo prioritario de este consejo, ni el ascenso, ni proyecto, ni jugadores…sino Diciembre, salir de la ley concursal y que desaparezca la responsabilidad patrimonial de la familia, ese es el auténtico objetivo. Es incomprensible como con cierta dosis de hipnosis Javier Fernández es capaz de hablar de presupuestos, limitaciones y acreedores como si fuese una penitencia divina sin tan si quiera inmutarse y que nadie le señale como el causante, quizás no él directamente, pero si su apellido, de tal situación. Se habla sin pudor de que ya no habrá limitación a partir de Diciembre, estando en primera o en segunda, deseando lo primero si, pero sin pudor, cuando la autentica limitación de esta SAD tiene nombres y apellidos. Nos tomamos las cosas valorando el presente, sin darnos cuenta de que el daño es fruto del pasado y bien pesado que es en esta santa casa.

Alarmante me pareció el uso de la palabra “ética”, en el momento de la presentación. Primera toma de contacto con los medios locales y ni una sola palabra de arrepentimiento, tristeza o cabreo por el descenso,  ni un “adiós y gracias” a Rubi y Nico Rodríguez, puesto de este último que era reemplazado ayer, y por lo que supimos por palabras del recién llegado, Rubi ya no es entrenador, pero si candidato, muy ético todo. Sobre todo es ético hacer como si nada, modo un “día más en la oficina”, es ético nombrar la palabra proyecto con esta dirección al frente, es muy ético querer convertir un desastre en oportunidad, es lo más ético del mundo hablar de deseos y no de reflotar una historia mermada desde hace más de 23 años, así nos va.

Y hablando de Sportinguismo, ética y proyectos, que ayer se hable, incluso hoy, se comente la posibilidad de que el nuevo entrenador del Sporting pueda ser Paco Herrera, es un insulto a la inteligencia de cualquier aficionado, y os lo razono. Primero, al señor Paco Herrera le quedan 2 jornadas en su equipo, segundo, lo normal es que disputase el playoff de ascenso, incluso que pudiera ser equipo de primera división, en el mejor de los casos, en no menos de 20 días le tendríamos en Gijón, ¿es este el enésimo proyecto faraónico de la familia Fernández?, ¿merece el Sporting y el Sportinguismo que estemos esperando a las “migajas” que un fracaso en otra entidad nos pueda beneficiar a nosotros?, ¿que entrenador va a llegar en 20 o 30 días donde ya tiene que tener una base asentada y no ser participe activo de la misma?, mirar el mensaje de Torrecilla: “El entrenador que llegue tendrá que adaptarse a lo que hay”, ¿significado?, Paco, si vienes tú tranquilo que ya está todo hecho por aquí amiguín.

En definitiva, palos de ciego a falta de otros palos, esto es el Sporting actual, improvisación, desgana, desapego, falta de cariño, ausencia de autocrítica y mucha, mucha soberbia, lecciones las justas. Desde aquí desearte Miguel la mejor de las suertes y que des con la tecla apropiada, tan solo te pediría una cosa, escucha a Quini, no al presidente, porque si las cosas se tuercen, tu seras la cabeza de turco, escucha a Quini porque él se expresa con el cariño y el sentimiento de una afición ávida de buenas noticias y como estamos lejos de tener la mejor de todas, te toca a ti trabajar para devolverle parte de la gloria arrebatada al Real Sporting de Gijón. Bienvenido y a por ello.

@lorensinmas

 

Deja un comentario

Top