La insoportable levedad del Sporting

Los lamentables hechos acontecidos entre aficionados y miembros de la Planta Noble del club gijonés no han hecho más que dejar claro, una vez más, la total y absoluta “falta de sintonía” entre ambas partes. Por no decir ya, un cierto nivel de odio y cabreo (más pausado o más visceral, según el caso) que en nada ayuda al bienestar de este Sporting de Gijón.

Aunque no seré yo el que culpe al Presidente y miembros de la Planta Noble que ahí estaban de lo que allí pasó, ya que entiendo que en estos casos las culpas nunca se pueden enfocar en una dirección, habría que estar allí para verlo, sí que se pueden sacar conclusiones importantes, ya que esta situación ya se se está repitiendo en el tiempo.

La primera es que Antonio Veiga no pinta nada en el Sporting, no da nivel como Presidente de la entidad. A parte de perder los nervios con relativa facílidad, nunca ha sido un hombre que destacara por su facilidad de palabra o por saber transmitir tranquilidad ante la situación que ahora se vive en el club.

Y ahora voy con la segunda y más importante, motivo por el cual escribo este post y creo que en esto, estarán de acuerdo una grandísima cantidad de sportinguistas. Y aquí sí que voy a ser mucho más duro. Estamos hartos, hasta las narices, asqueados, sentimos verdadera rabia, dolor, ira y un montón de sentimientos de diversa índole pero negativos, hacia las personas que dirigen nuestro Sporting.

Por supuesto que esto no significa que vayamos a reaccionar de forma violenta hacia estas personas, somos gente civilizada y pacífica o al menos yo me considero así, pero eso no quita que tengamos esta clase de sentimientos por esta gente. ¿Cómo hemos llegado a esta situación?, es bien fácil. Somos sportinguistas, sufrimos por el que ha sido toda nuestra vida nuestro equipo y lógicamente, somos muy conscientes de quienes han sido los responsables que están llevando a nuestro club a la quiebra más absoluta.

Nos repele una y otra vez, ver que nuestra situación no cambie y que “los mismos” sigan año tras año ahí, imperturbables, dirigiendo no sólo al Sporting sino nuestras ilusiones, nuestros sueños, convirtiéndolos una y otra vez en pesadillas. Avistando el peligro de Hacienda y viendo como nuestro club, vuelve a caer en el abismo, ni siquiera discernimos un mínimo “sentimiento de culpa” por parte de esta gente, los cuales no dudan en “empequeñecer” al club, si con esto pueden justificar su pésima gestión económica.

Cuando este verano los signos de la tristeza y melancolía parecían cernirse sobre nuestro club. Llegaron unos chavales de Mareo y un buen entrenador, histórico del sportinguismo, a devolvernos la ilusión. Peleando porque el sueño del ascenso no desaparezca y con fuerza y talento, ahí los tenemos, alegrándonos la vida con sus partidos. Pero no, es demasiado bonito para este Sporting. Hay que venderlos porque Hacienda no espera, no vamos a pagar ni la mitad de lo que debemos, no vamos a salir de pobres pero… ¡es igual!.

Somos débiles, somos leves, cualquiera con un mínimo fajo de billetes puede acabar con nuestro sueño. Pan para hoy y hambre para mañana, la historia de estos últimos 20 años.

¿El dinero?, acabará en Hacienda, tal vez sí o igual no, quizás en el bolsillo de alguien, ¡total nunca lo sabremos!.

Y ellos siguen ahí, imperterritos, ¡tira que libras!. “Somos un club pequeño” se nos dice. Igual no podemos comparanos a equipos de 1ª como Elche, Getafe, Rayo Vallecano, Almeria, Granada, Levante, Córdoba, Eibar, etc. Es lo que tiene cuando se mira tan bajo. Y todavía nos están haciendo un favor, “perdiendo salud” por nuestra culpa. “Desalentadores” que ni entendemos, ni queremos entender que lo están haciendo lo mejor posible pero que el club no da para más.

Pues bien me da igual, expreso mi desprecio hacia la Planta Noble del Real Sporting de Gijón, en especial a su máximo accionista José Fernández y su Gerente Alfredo García Amado. No voy a aplaudir a aquellos que mienten, manipulan y se enriquecen jugando con mis ilusiones. Creo que no hablo sólo por mí.

Sobráis en este Sporting, ¡no se os quiere!, lo sabéis. Sois plenamente conscientes, os estáis ganando toda la reprobación de una afición, una ciudad y una región entera. Para vosotros sería sencillo evitaros estos problemas pero no, sois muy tercos, queréis ir contracorriente, defendiendo los intereses de “no sé quién”, ¿o son los vuestros propios?.

Así os va, quien siembra vientos, recoge tempestades.

Neil Tennant

Acerca de

Director y presentador en Radio Sporting®

Publicado en Columna de opinión Etiquetado con: ,

Deja un comentario