En busca del patrocinador perdido

El Sporting comenzará la temporada 2018/2019 sin patrocinio principal en su camiseta. Veinte años después unos de los equipos con más solera y número de abonados de la categoría no atrae a los inversores.



¿Cómo es posible que el Real Sporting de Gijón SAD no lleve publicidad en su camiseta?, pregunta difícil de responder para el aficionado de a pie y que tan sólo el consejo de administración podría responder. Posiblemente se trate de una diferencia de criterios a la hora de poner en liza el valor del espacio publicitario, la llegada de Teslacard, el socio perfecto, que la pasada campaña había albergado algunas dudas, dejó tasado el precio del patrocinio principal en torno a los 400.000€, cantidad no al alcance de cualquiera pero sin embargo equipos de mucho menos postín consiguen con facilidad año tras año. El Sporting siempre está a la última a la hora de sacar partido de su publicidad sin con ello hay ingresos, sin embargo tras las buenas noticias de las renovaciones de antiguas y nuevas marcas (Integra Energía), todo parece indicar que en Alcorcón la camiseta del Sporting se verá inmaculada.



No debería ser mayor problema que lo puramente estético ya que muchos equipos hasta hace bien poco en sus propios estatutos dejaban patente que la camiseta no se toca. El nuevo fútbol viene cargado de inversiones, contratos y gastos millonarios a lo que la publicidad principal adquiere un carácter fundamental en los presupuestos anuales. En Gijón no se discute si la camiseta es más o menos bonita según lleve publicidad, más bien nos hace creer que el producto, como en tantas otras ocasiones no se vende bien. Una buena marca, un patrocinador de la tierra, un logotipo que no haya que cambiar con el paso de tres jornadas porque dificulta su visión en las televisiones son las demandas de la afición que ve como su icono y estandarte no es de los preferidos para que haya, por qué no, subasta para colocar la publicidad en la más que centenaria camiseta.
No seré yo quien juzgue la capacidad de venta de uno de los espacios publicitarios más imponentes de nuestro fútbol, a quien la historia coloca entre los mejores y más queridos, donde la afición responde año tras año, pesar tras pesar, un estadio lleno hasta la bandera y uno de los equipos que más pinchazos televisivos tiene. El consejo de administración que en sus sectores privados usan la publicidad como activo de ventas y que durante años vivieron bajo el amparo del Ayuntamiento, la Caja, el Principado, etc…les hizo acomodarse a la búsqueda de una nueva fuente de ingresos y proyección del club, de esta forma nos plantamos como, y permítanme el atrevimiento, a competir como un equipín de barrio en la segunda división más potente de Europa.




No es fácil seguro que no, encontrar un patrocinador principal, un socio perfecto, una marca que vaya de la mano que nos asegure una identidad más de nuestro Sporting, Nos conformaremos con nuestros colores y nuestro escudo, pero vuelvo a repetir, creo que no se está haciendo el trabajo y que lo normal en los casos en los que se da tumbos se me antoja complicado que venga un señor con mucho dinero a poner “perres” tirando la puerta de la casina. Pónganse las pilas que si hay que salir con una carpeta a vender, se sale, imagínense que es un jugador.

Loren Castro

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top
A %d blogueros les gusta esto: