El profesor, el alumno y el fútbol moderno

El fútbol se ha convertido por razones obvias en un puro mercadeo del cual no se salva absolutamente nadie, la diferencia está en si el fin justifica los medios o el sentirte identificado.




No puedo evitar emocionarme cada vez que leo a mi amiga y compañera Paula Martín en La Magia del Brujo, son muchos años en los que compartimos pasión, pensamientos, proyectos y opiniones y cada vez que leo un artículo encuentro algo nuevo, una esperanza a la que agarrarme y me digo: “No  está todo perdido”. Su clase, método y carácter están para mi fuera de toda duda y en  los momentos en los que estamos siempre viene bien recordar algún atisbo de lo que pudo ser y no fue. Su última entrevista a Juan Muñiz, jugador al que admiré y tuve el placer de entrevistarle en la radio creyendo que su cesión al Mirandés podría ser el salto definitivo a quedarse de “7” en el Sporting, pero no, me equivoqué o se equivocaron otros. Os recomiendo su lectura: Entrevista a Juan Muñiz en La Magia del Brujo.




Sirva de poco o de mucho, el trabajo desinteresado de Paula es un soplo de aire fresco ante tanto despropósito, una luz al final del túnel que te hace siempre recordar lo bonito que puedo ser, lo que no dejaron que fuera, los que creyeron que los saltos de calidad se hacen hacia abajo, los que dicen de revivir valores sin tener valor, los que perdieron la oportunidad de tener algo de lo que sentirse orgullosos, los que un día decidieron que una escuela de fútbol dejara de ser una escuela sin profesor, imposible. Cuando digo profesor me refiero al maestro Vidales, la persona con quien hablaría de fútbol días sin cansarme, donde cada conversación es una vivencia, donde cada frase es una lección, un tipo sencillo que te impregna de sabiduría para el fútbol y la vida, toda una generación de jugadores encontraron en él su referente, su mentor.

Entre tanto esa vinculación profesor-alumno se pierde por como está montado el show, no importan los valores y si el objetivo, pero si este no se cumple siempre se puede volver a empezar y así estaremos girando años y años, este es el fútbol de hoy, seco, triste, sin identidad, sin magia. Juan Muñiz, Nacho Cases, Sergio…son el pasado, Paula Martín es el presente y al menos nos queda esa opción, que las letras nos sirvan para recordar una época memorable de un conjunto que no había tocado techo, unos alumnos sin graduar y un profesor que nunca dio su última lección. Seguiremos esperando que el Sporting de esta temporada nos de alegrías, que las habrá, penas que seguro encontraremos, pero lo que más me entristece es que quizás, a este Sporting no lo recordaremos, que nos vaya bien.

“El proyecto era ilusionante. Si hubiera salido mal la gente, creo, habría reconocido que se intentó. Pero es que ni se intentó”. Juan Muñiz.

Loren Castro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top
A %d blogueros les gusta esto: