Business is business

El posible cambio de dueños en el Sporting de Gijón dispara la especulación sobre el futuro del club que, para bien o para mal, parece que va a sufrir un giro importante en lo que ha sido su trayectoria en estos últimos años.

Viniendo de donde venimos, es fácil ilusionarse con lo que puede estar por llegar. Con unos dirigentes que han llevado al Sporting a la ruina más absoluta con deudas superiores a los 40 M de €, tras una Ley Concursal que no sirvió de escarmiento alguno y un equipo reconvertido a clásico de 2ª división, parece que cualquier cosa que pueda venir sólo sería a mejor.

Partiendo de la base de que los actuales dirigentes del Sporting no pueden seguir en el club mucho tiempo más, al menos espero que tengan un mínimo de responsabilidad y, por encima de sus propios intereses, intenten escoger la oferta que más favorezca al club.

Sabiendo que esto es algo difícil de discernir, ya que una vez que se vende el nuevo dueño hará lo que le venga en gana, sí que creo que habiendo al menos dos ofertas importantes, no está de mal mirar cual de las dos ofrece más transparencia.

Vayamos por partes porque todavía hay muchas interrogantes:

– ¿Quién va a ser el nuevo dueño del club?, ¿va a ser una empresa o una persona física?
– Siendo una empresa, ¿quién es el dueño ?
– ¿Qué tipo de empresa es?
– ¿Mas bien tendríamos que hablar de “fondo de inversión” estilo Doyen o “fondo de capital”?, ¿es lo mismo?
– ¿Cuál sería su plan para gestionar el club?
– ¿Quiénes serán sus gestores?

Y una pregunta que no es precisamente poco importante sino que fundamental:

– ¿Cuál es el verdadero objetivo del Sporting?, ¿tener un equipo que sea cada vez más competitivo o simplemente ser lo más beneficioso económicamente posible para sus gestores? (parece claro que sería la segunda opción)

Me temo que estas interrogantes sólo las sabremos cuando el club ya haya sido vendido y no antes.

Evidentemente, los nuevos dirigentes ni son sportinguistas, ni tampoco van a tener un interés máximo en que podamos tener algún gran éxito, más allá de que al menos nos mantengamos en 1ª división, para así poder tener a los jugadores en el escaparate.

Tampoco podemos caer en la complacencia de las promesas porque como tales, promesas son. Es muy fácil alegrar el oído al aficionado diciéndole lo que ya sabes de sobra que quiere oír como por ejemplo:

– Se pagaría la deuda con hacienda y se pondría a cero.
– Se apostaría por la cantera
– No se venderían jugadores a no ser que se presentaran ofertas irrechazables

Lo que traducido podría dar lugar a estos otro, que no suena tan bien:

– Efectivamente la deuda con hacienda sería cero pero el Sporting seguiría debiendo la misma cantidad más intereses a nuestra empresa. Lo que hacemos es dar un adelanto, como hizo Fernández en su día, pero el Sporting seguirá debiendo lo mismo y más.
– Se apostaría por la cantera porque a nosotros nos interesaría hacerlo así y no tener que poner demasiado dinero en fichajes. Aprovechamos estos jugadores, que en un futuro serán con los que haremos negocio.
– Seremos más duros a la hora de pedir dinero sí, lo cual no significa que ese dinero acabe reinvirtiéndose en el club sino más bien en nuestros bolsillos.

¿A qué ya no suena tan bien?.

Os recuerdo que los compradores por ejemplo de la opción inglesa, no andaban buscando un equipo de unas características determinadas, vamos que eso era lo de menos, lo importante era encontrar un equipo en el que invertir, sin más. Incluso podrían ser varios,

Por otro lado, sí que es cierto que los nombres que saltan a la palestra en favor de la opción inglesa, no son precisamente gente que sea demasiado de fiar, aunque eso ya son impresiones personales y prefiero no meterme.

Por supuesto que el Sporting no dejaba de ser un negocio para muchos hasta ahora, el problema es que en un futuro lo sería todavía más, encima por parte de lo que parece uno de esos tanto temidos “fondos de inversión” (como si Doyen comprara el Sporting) y sin dueño conocido, bonita transparencia.

Con el añadido de que además, los nuevos gestores ni siquiera serían sportinguistas, con lo cual tendrían más claro su objetivo que a la larga es conseguir más dinero y beneficio.

Que nadie entienda esto como una defensa hacia los Fernández, dista muchísimo de serlo y creo que no soy sospechoso de eso. Ellos son los responsables de la situación a la que se ha llegado y por su culpa, podríamos acabar en las garras de “fondos buitres”. Sólo quería que la gente se concienciara que este nuevo rumbo presenta muchos peligros y que no nos dejemos llevar por los “cantos de sirena” de algunos.

Pd: Rosety está nervioso, no sé si le molesta más que los nuevos dueños le quiten la alfombra de entrada a la Planta Noble o que la reformas empiecen por las boutiques del club.

164191_147982051925362_2150184_n

Deja un comentario

Top